lunes, 11 de mayo de 2015

Introducción: ¿Qué tienen las plantas?




Una de las preguntas que me ha hecho mi amigo es qué diría yo de las plantas para que la gente se interesase en ellas como lo hago yo… es una buena pregunta, porque te lleva a plantearte qué fue lo que te hizo a ti interesarte por las plantas.
La verdad es que gustarme, lo que es gustarme, me han gustado desde pequeña, pero, ¿En qué momento te aficionas a ellas?

Se me ha ocurrido un modo de resumirlo mediante una pequeña historia. No es exactamente mi historia, pero creo que es una buena forma de explicar y resumir esa pregunta tan difícil de contestar... ¿Qué tienen las plantas?


Desde mi punto de vista, las plantas son una de esas cosas que siempre han estado ahí, pero que miramos apenas al pasar sin detenernos a observarlas realmente: porque no tenemos tiempo para eso, porque tenemos otras cosas en la cabeza más urgentes o más importantes, porque nos han enseñado que pararse a observar las plantas no es necesario.

Un día, sin embargo, estás solo, o aburrido, o se da el extraño caso de que no tienes nada más importante ni más urgente en lo que pensar (no hay pendiente ninguna factura, no estás dándole vueltas a ningún examen ni a ninguna reunión importante, no tienes batería suficiente en el móvil para otra partida del Candy Crash), y por la razón que sea sales al patio, a tomar el fresco, y te quedas mirando esa planta que le gustaba tanto a tu abuela, esa a la que de vez en cuando le echas un chorrito de agua así, como sin ganas, y que a veces utilizas para enterrar las colillas cuando no tienes ganas de ir hasta el cubo de la basura… esa que a menudo miras, pero que casi nunca ves realmente.

Ese día, sin embargo, te quedas mirándola y te das cuenta de lo roja que es esa rosa, del tacto tan agradable de sus pétalos y de lo bien que huele… y es como si de repente te dieras cuenta de que la planta está ahí, y piensas que quizá si le prestaras un poco más de atención, le pusieras la tierra que falta en la maceta, sacaras las colillas y los chicles mascados y le echaras un poco de abono, podría dar más flores como esa y el patio se vería más bonito desde la ventana de la cocina… y una mañana en que no tienes nada que hacer te pones y la preparas, y descubres que eso de jugar a los jardineros no está tan mal, y que  hasta hay algo de interesante en ello.

Al poco tiempo, la planta corresponde a tus cuidados con más rosas rojas, y tú, que antes no le dedicabas ni un segundo de tu valioso tiempo, ahora sigues con curiosidad el crecimiento de los capullos, preguntándote cuánto les quedará para abrirse y qué aspecto tendrá cuando hayan abierto, ¿Por qué ahora lo haces y antes no? quizá porque ahora que las has mirado y la has visto realmente, no puedes dejar de darte cuenta de que está ahí, o quizá porque compraste la tierra y el abono y cargaste con el saco por toda la calle, y dedicaste tiempo y esfuerzo a llenarle la maceta, abonarla y regarla más a menudo, porque descubriste que necesitaba más agua.

Esas flores ahora son el fruto de tu esfuerzo, y eso hace que las valores más… y mientras esperas a que abran las observas, y ves cómo los capullos van engordando, cómo se van formando pequeños ramilletes en las puntas de las ramas, y cuando la miras más de cerca te das cuenta de cada rama produce unas pequeñas hojas de color rojo en sus puntas, y que donde están esas hojitas de color rojo es donde se formará el capullo, y aprendes que donde hay hojas rojas probablemente vaya a salir una flor, y cuando vienen las primeras hojas rojas es que vienen las primeras rosas del año… y luego vas observando las rosas y ves las distintas etapas por las que pasa, desde que el capullo empieza a abrir hasta que se deshoja, y un día te das cuenta de que en el sitio donde antes había estado la rosa, algo se está hinchando y está formando una bola que con el tiempo se volverá roja, y te das cuenta de que los rosales producen frutos y esos frutos contienen semillas, y te preguntas qué pasará si siembras una de esas semillas, ¿saldrá otro rosal? ¿Será igual que la madre? ¿Tardará mucho en crecer? ¡Cuántas preguntas para una sóla planta!

Entonces empiezas a buscar información y descubres que la mayoría de los rosales que nos encontramos hoy en día son híbridos, fruto de muchas mezclas que se han ido llevando a cabo entre rosas de distintos colores a lo largo de los años, y que debido a eso, un rosal de semilla seguramente no será idéntico a su “madre”, aunque ella se haya polinizado consigo misma, porque ese rosal también tiene genes de sus antepasados, y seguramente el color y el número de pétalos serán diferentes.

Si sigues buscando, tal vez te dé por entrar en un foro de aficionados o en una página donde vendan rosas, y entonces descubres que existe una cantidad de rosas en el mundo que nunca habías imaginado… prácticamente todos los colores, menos el azul y el negro (aunque hay algunas que pueden pasar por negras bastante bien), y lees que una de las grandes ambiciones de los cultivadores de rosas es conseguir la ansiada rosa azul, pero que de momento nadie las ha conseguido (no, las que se ven a veces en las tiendas son rosas blancas tintadas, no azules de verdad).
Pero lo que sí existe son rosas de los colores, rosas moradas, rosas de todas las tonalidades de rojo, rosa y amarillo que te puedas imaginar, rosas verdes, otras de un extraño tono de rojo que recuerda al chocolate, otras de un rojo tan oscuro que parece negro, rosas mini, trepadoras, de patio, híbridos de té, floribundas, grandifloras…  y eso sólo las rosas.

Porque además descubres que existen muchos tipos de plantas en el mundo, muchas especies, subespecies, cultivares… la flor más rara que se te ocurra seguramente existirá en alguna parte, y piensas que quizá un día la puedas conseguir, pero mientras tanto estaría bien buscarle un poco de compañía a tu rosal para que no se sienta tan solo... y así es como te empiezas a aficionar, y le coges el gusto a eso de buscar por Internet el nombre y los cuidados de tus plantas, a comprar especies diferentes y observar que cada una tiene unas características distintas y que cada una es bonita a su manera, a llenarte las manos de tierra y a regar los semilleros un día tras otro hasta descubrir que asoman las primeras hojitas, a que los vecinos te digan qué bonito tienes el patio y a hacerles fotos para inmortalizar esas flores y acercarles la nariz para descubrir lo bien (¡O lo mal!) que huelen…  en definitiva, cuando te quieres dar cuenta, te has enganchado, y ya no es solamente una afición, sino que es un poquito más que eso.

Ahora, cuando visitas un bosque te das cuenta de que es mucho más que una pila de árboles sin mucho que observar en ellos, e incluso cuando vas por un camino rural te das cuenta de que al borde de ese camino hay amapolas, margaritas, borrajas, y que son rojas, blancas, azules y, cada una a su manera, hermosas, y descubres por qué importa tanto la muerte de unas insignificantes abejas, y en qué cosiste es ese "algo," eso tan bueno y tan necesario que tiene la Naturaleza.

Ese algo que alguna vez formó parte de todos nosotros y que de algún modo siempre has sabido que estaba ahí, pero que nunca te habías parado a observar.

Rosa.

Pd: próximamente, nociones básicas para identificar nuestras plantas... o intentarlo ;)

Regresando, ¿Eso es una telaraña...?





Antes que nada, saludos a quienes queden por aquí, si es que queda alguien.

Ha pasado un año desde que escribí la última entrada, y sinceramente ya me había hecho a la idea de que el blog estaba condenado al abandono… pero entonces un buen amigo me ha preguntado si podía enseñarle un par de cosillas de las que yo he ido aprendiendo sobre plantas y se me ha ocurrido que, ya que estamos lejos y yo soy de resumir poco, puedo reabrir este blog y utilizarlo como medio para hacérselas llegar y, de paso, a todo el que esté interesado y no le importe prestarme unos minutos de su tiempo para leer estas entradas.

Por supuesto, no pretendo ir de experta porque no lo soy. Soy simplemente una aficionada que, a lo tonto, a lo tonto, ya lleva algunos añitos y algunos conocimientos se han ido quedando, aunque sea lo más básicos, y la intención de esta sección no es otra que la de compartirlos con aquellos a quienes les interese.

Por supuesto me puedo equivocar, aunque voy a intentar hablar sólo de aquello que sé con seguridad, y se aceptan todo tipo de correcciones siempre que se hagan de buen rollo. A mí también me queda mucho por aprender, así que si esto sirve para intercambiar conocimientos, bienvenido sea.

Rosa.

martes, 13 de mayo de 2014

Cactus: primeras floraciones



Para agilizar la cosa y ponernos al día lo antes posible, agruparé las primeras floraciones de cactus de esta primavera en una única entrada. Las siguientes, si es que llegan más (esperemos que sí), ya iremos desgranándolas con más calma... de momento, aquí van las que ya han sido: algunas son las de todos los años y otras son novedades.
Hay que lamentar también una pérdida: nada menos que el echinocereus rigidíssimus rubispinus, que el año pasado florecía por primera vez :(
Pero ahora vamos con las alegrías:

Para empezar, las novedades del año:

-Aporocactus flagelliformis:
Su primera floración. Normalmente dan muchas flores a la vez, el mío en esta primera floración ha dado sólo una, ¡pero vaya flor!

-Stenocactus:
La segunda novedad:este steno, si no recuerdo mal, lo compré a finales del verano pasado. este año ha sido de los primeros en florecer, para mi sorpresa. Una flor muy bonita, blanca con una línea rosa en el centro, y bastante más grande de lo que parece. Las espinas no la han dejado abrir del todo, pero aún así preciosa.

-Mammillaria gracilis:
Primera vez también para esta mammillaria, que hizo un primer intento en unos días de calor que vinieron en otoño, pero abortó los capullos. A la segunda lo ha conseguido, ha tenido bastantes, pero no han abierto dos al mismo tiempo.


Y ahora las que no faltan a la cita ningún año: mis fieles mammillarias y alguna más:

-Mammillaria Carmenae:

Ésta es una preciosidad con o sin flor y de todas las maneras...

-Mammillaria elongata:


-Mammillaria bocasana:


  Este año está siendo sorprendente, no termina de marchitarse una hornada de flores y ya viene otra. Ha cambiado de corona al menos cuatro veces y donde muere una flor ya viene un capullo nuevo otra vez. Además, unas flores de buen tamaño :) Una gozada.

-Rebutia aureiflora:

Y entre tanta mammi, un año más asoman las flores amarillas de la rebutia aureiflora. Este año en menor cantidad (de momento) pero igual de alegres que siempre.

Y eso es todo por ahora (en lo que a cactus se refiere), hay alguna cosa más por ahí pero como todavía no se sabe seguro si llegarán a buen puerto mejor no adelantar acontecimientos (los cactus de Navidad, por ejemplo, empezaron a producir capullos ahora, pero los han perdido), ya veremos qué nos depara el resto de la temporada, que aunque ha llegado con mucha fuerza, no hay que olvidar que aún no ha hecho más que empezar :)

Rosa.

domingo, 4 de mayo de 2014

Retomando... otra vez.

¡¡Qué vergüenza!!
Esta vez ha sido bastante más de "un respiro", el pobre blog lleva casi un año abandonado :p
De hecho, lo último que puse fue la flor del Gymno anisitsii y ya tiene capullos otra vez.
Esta vez no voy a escribir una entrada interminable de justificaciones... todos los que hayáis tenido alguna vez un blog sabréis que estas cosas ocurren y tarde o temprano se cae en un periodo de dejadez que puede terminar con el regreso o con el cierre definitivo del blog.
Una vez más, yo he optado por retomar, y a ver si ahora es la definitiva.
No sé si alguno de los antiguos seguidores se seguirán pasando por aquí, pero si alguien lo hace, le doy la bienvenida como siempre y además le agradezco que siga viniendo por estos lares pese a la gruesa capa de polvo y las telarañas... y por supuesto, este sitio está abierto a TODO el que quiera pasarse por aquí, sea seguidor antiguo o nuevo y TODO tipo de personas y opiniones serán publicadas y agradecidas.
De hecho, me gustaría animar a quien se pase por aquí a comentar alguna cosilla: los comentarios son los que dan vida a un blog: un blog con comentarios, con conversación, con debate, te anima a seguir y a hacerlo cada vez mejor, mientras que un blog sin comentarios transmite tristeza y desánimo, tanto a los lectores como al mismo bloguero, así que me gustaría animaros a comentar lo que quisiérais con total libertad a todos los que os paséis por aquí, y puede que consigamos hacer de este un punto de encuentro interesante y agradable donde compartir aficiones y experiencias.
Por otra parte, sé que para quienes están desde el principio puede ser un rollo comentar todas las temporadas las mismas plantas, al fin y al cabo mi espacio es limitado y no tengo variedad como para ir publicando una novedad en cada entrada.
De todos modos, como propósito para este "año nuevo blogguero", me he propuesto (valga la redundancia) intentar ofrecer toda la variedad posible dentro de mis límites en este blog.
Y aquí queda esta declaración de intenciones, esperemos ahora que el ánimo no decaiga y sea capaz de cumplirla. Volveremos pronto para desgranar lo que está dando de sí este afortunado comienzo de primavera, y espero que a quien se pase por aquí le guste lo que encuentre y se anime a participar.
Por mi parte lo dicho: BIENVENIDOS.
¡A ver si conseguimos darle un poco de color a este tiesto!

Rosa.



sábado, 9 de noviembre de 2013

Gymnocalycium anisitsii



Y pidiendo perdón por el retraso, vamos con la que ha sido la floración de cactus de este año... este gymnocalycium anisitsii ha estado floreciendo hasta septiembre, cosa poco habitual en mis cactus que no me han dado nunca floraciones tan largas...
Es un gymno que lleva como unos cuatro años conmigo, regalo de un forero argentino del foro "Infojardin". Además de las flores, este año me ha dado también ese hijuelo que se ve en la foto, el primero que tiene :)
Estoy enamorada de su forma y de si color morado muy oscuro. Las flores además son así de guapas:


No sé el tamaño máximo que alcanza, crece muy despacio y desconozco si al empezar a amacollar dejará de crecer. En cualquier caso, es el más pequeño de los gymnos que tengo. El saglionis es el único, además de este, que me ha dado flor, aunque no ha sido este año.

Por si fuera poco, es además una de las floraciones de cactus casi aseguradas de todos los veranos... de los cuatro que lleva conmigo sólo hubo uno que no floreció, y este año además, se ha lucido.

A ver si el año que viene le da por lucirse igual.

Rosa.

martes, 15 de octubre de 2013

NOVEDAD 3: Cleistocactus "colamononis" (Hildewintera "cola de mono") en flor


Otra de las novedades más inesperadas y sorprendentes que ha traído este verano.
Este cleistocactus ha tenido un crecimiento increíble en los últimos dos años, eso sí, ha crecido sobre todo en longitus, no tanto en hijuelos.
Es ua cactua maravilloso, fuerte, soporta grandes cantidades de sol sin inmutarse. está cubierto de lanosidad plateada y es colgante, creando un efecto precioso.
Para colmo, tiene una flor así de guapa:

A diferencia de la mayoría de los cleistocactus, la flor de la "cola de mono" se abre bastante, teniendo la apariencia habitual de las flores de cactus, mientras que las flores de esta especie suelen tener forma tubular y sólo asoman los estambres.


Nomalmente este cactus produce bastantes flores. este año, por ser el primero, ha dado dos. Tal vez el año se anime y lo veamos más cargado, o tal vez no... sea como sea, con una flor o con diez, será un espectáculo digno de ver.

Rosa.

martes, 24 de septiembre de 2013

Novedad 2: Echinocereus rigidissimus rubispinus en flor

¡Esto ha sido todo un acontecimiento!
Mi rubispinus guapetón, uno de mis grandes favoritos, con perdón de sus "hermanos"... este verano me sorprendió con tres capullos, los primeros tres capullos de su corta vida (sin contar a la que lo cuida XD).

Flor grandota, llamativa, muy bonita y duradera. Le falta el olor para ser perfecta, pero aún así todo un espectáculo, como corresponde a un cactus espectacular.

Fueron dos flores al final, no al mismo tiempo. El otro capullo se quedó como en "stand by", sin desarrollarse, y así sigue. Me pregunto si el verano que viene lo retomará o lo abortará... es más, me pregunto si el año que viene volverá a florecer.
Voy cruzando los dedos porque hayan sido las primeras de muchas. Me apunto dedicar una entrada al cactus en sí, que es tan espectacular como su flor.

 Rosa.