jueves, 9 de junio de 2011

Grandes desastres de la Historia - Gasteria "Zouge Kodakara"

Pues sí, no todo son alegrías... y aquí vamos con un GRAN desastre :(
Hace unos meses, un amable y querido miembro del foro Infojardin me regaló una suculenta muy deseada por los aficionados: la gasteria zouge kodakara... venía preciosa, con un par de hijitos diminutos y todo:

Y yo con ella feliz de la vida, le busqué una macetilla, la guarecía de la lluvia (porque por lo que he leído-y comprobado- quieren muy poca humedad), la gasteria creció un poquillo y parecía estar en buenas condiciones...


 Y en esto que una noche cae un chaparrón inesperado... y por la mañana estaba chorreando. Debí sacarla de la tierra y ponerla a secar con la raíz al aire, pero no lo hice (tonta, tonta, tonta...), así que cuando me di cuenta se había empezado a pudrir por la base (los hijuelos fueron lo primero en perderse) y la pudrición afectaba ya a todas las hojas por donde se unían al centro... lo intenté con fungicida, canela, la saqué de la maceta, la envolví en papel secante... nada. Este desastre es ahora mi "zouge kodakara":

Y con todo, viendo un epífito que estaba casi igual de seco y sacó raicillas (si bien no prosperaron) y conociendo la fuerza que tienen estas plantas para sobrevivir, aún no me atrevo a tirarla... ¡¡Mi pobre gasteria!! :(

Rosa.

4 comentarios:

  1. Yo también he perdido algún que otro cactus y me queda el consuelo de saber que de los errores se aprende. De todas formas siempre tienes la oporunidad de adquirir otra y tenerla mimadita mimadita, jejeje. Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Tere!
    Pues sí, siempre nos queda ese consuelo... cactus también se me han ido unos cuantos, y ahora tengo uno a punto de irse que también es una pena porque es una opuntia que había enraizado muy bien y era para mi gusto preciosa :( aunque en verdad da pena cualquiera que pierdes... en fin, si vuelvo a tener otra le pienso plantar un paraguas al lado y sólo se lo quitaré en verano, jajaja!!
    Saludos!!
    Rosa.

    ResponderEliminar
  3. HOLA ROSA!!!!QUE PENA!!!QUE TRISTEZA NOS AGARRA CUANDO SE NOS MUERE UNA!!!Y MAS CUANDO TIENEN HIJUELOS,QUE ASI UNO SE ASEGURA LA ESPECIE!!!!BUENO PACIENCIA,YA VENDRA OTRO!!!CARIÑOS MONICA

    ResponderEliminar
  4. Cierto, Mónica... debí separar el hijuelo, aunque tan pequeñito seguro que se hubiera muerto igual :(
    En fin, a lo mejor otro día hay otra oportunidad.
    Cariños,
    Rosa.

    ResponderEliminar