sábado, 17 de marzo de 2012

Mi pelargonio blanco

  Pese a ser esta planta casi un emblema de esta tierra (aunque no es autóctona), y pese a estar presente en la mayoría de patios, ventanas y balcones, tengo que reconocer que hasta ahora no les había prestado la atención que merecen,  por lo bonitos que son, la gran variedad que hay, lo bien que huelen y lo increíblemente bien que viven en Andalucía.
Ahora no tengo espacio, tuve que dejar escapar uno morado bicolor que era un sueño, pero el blanco llevaba tiempo queríéndolo y no lo dejé pasar... y no dejo de alegrarme, porque se ha convertido en la alegría del momento. También tengo uno rojo, uno rosa y unos pequeños esquejes de pelargonium x citrosum (de olor a limón), pero por la falta de sol, este es el único que está floreciendo, y menudas flores:
Rosa.

2 comentarios:

  1. Qué bonito es. Lo tienes precioso.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Loli :)
    El mérito es más de él que de su dueña.
    ¡¡Saluditos!!
    Rosa.

    ResponderEliminar