lunes, 12 de noviembre de 2012

"Quiet" , broche de oro a su primera floración

El segundo de los rosales de semilla, al que puse de "nombre simbólico" (sin registrar) "Quiet", cierra la primera floración de su vida con la rosa más flamante que ha dado hasta el momento y muchas promesas para el año siguiente:

Las fotos son pésimas, pero comparándolas con las primeras que dio, se puede ver una evolución importante. No tengo fotos de todas las rosas que ha dado, pero se ha podido apreciar un pequeño cambio en cada una de ellas, y me pregunto si en esta última floración la pequeña "Quiet" nos ha querido dejar su forma definitiva antes de despedirse hasta la primavera que viene.
El balance tras este primer año no puede ser más positivo:



-Rosal muy robusto, de porte alto y poco flexible.
-El follaje y la flor desprenden un olor muy agradable que yo sigo pensando que recuerda al pino.
-Flor de pequeña a mediana, de momento. Empezó siendo simple y ha terminado teniendo unas dos o tres filas de pétalos. Muy duradera, aguanta una semana sin problemas.
-Muy refloreciente, ha dado muchas flores para ser su primer año. Las ha dado de una en una, pero muy seguidas. Puede que el año que viene abra más de una a la vez.
-El color es lo que más me gusta. Mientras abre es de un rosa más fuerte con un toque de coral (recordemos que la "madre" y seguramente también el "padre" es Queen Elizabeth), nada más abrir el color se aclara... repito que las fotos son muy malas. Tiene un toque brillante que no capta mi cámara, refleja mucho, mucho la luz, y eso la hace muy bonita. Recuerda el interior de algunas conchas marinas. Me alegra que sea rosa pálido, porque es un color que no tenía :)


Espero que tanto esta como su "hermana" Olivia (trae un capullo, pero no sé si llegará a abrir), pasen bien su primer invierno... y a ver con qué salen el año que viene.
No me cabe ya un alfiler, pero... ¡Ya tengo listas nuevas semillas! Se suponía que el objetivo de esta era aprender a polinizarlas, y eso no salió... tuve semillas, sí, pero todo apunta a que se polinizó consigo misma y no con el "padre" que le escogí... así que habrá que volver a probar, ya es una cuestión de orgullo ;)
La experiencia de criarlos desde cero, de principio a fin, genial.
Rosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario