domingo, 17 de febrero de 2013

Kalanchoe tomentosa

Llevo tiempo queriendo dedicar una entrada a esta planta, que fue una de mis primeras suculentas y también es una de las que mejor ha resistido todo tipo de adversidades meteorógicas y torpezas varias de su cuidadora... y todo sin inmutarse, ya que he tenido pocas plantas tan fuertes como ésta: en el tiempo que lleva conmigo, no recuerdo nunca que haya tenido problemas de pudrición, ni de deshidratación. Unicamente en verano se pone un poco más "fea", sin llegar tampoco al extremo de otras suculentas que cada verano las pasan canutas para sobrevivir al calor y el solarro.
Tampoco he visto nunca que ningún insecto la haya mordido ni ningún hongo la haya dañado. Invencible. Tan invencible que hasta a las fotos se resiste, porque no ha habido manera de hacer una sóla foto que le hiciera justicia.


Como se ve en las fotos, pese a que ya lleva unos tres o cuatro años conmigo, es bastante pequeña... seguramente el hecho de estar en maceta, las condiciones atmosféricas, sustrato, etc. influyen en esto, como siempre, pero también se debe a que es de crecimiento bastante lento, y más si se compara con otros kalanchoes, que son más bien todo lo contrario.
Sin embargo, para alguien con tantos problemas de espacio como yo, eso no deja de ser una ventaja más.

Desconozco cuántas variedades existen... ya que yo sólo tengo conocimiento de la existencia de una, que además me gustaría conseguir: el kalanchoe tomentosa "chocolate soldier", con más cantidad de marrón en sus hojas:

(imagen sacada de aquí: http://www.sedumphotos.net/d/5991-2/Kalanchoe+tomentosa+Chocolate+Soldier+2_jpg.JPG)

No me ha florecido nunca, aunque en mi opinión ni siquiera lo necesita, ya que para mi gusto es una de las suculentas más bonitas que conozco:

 Como se ve en las fotos, tiene las hojas de un color entre grisáceo y azulado, con unos bordes de lo más decorativos, teñidos de marrón.
Tanto las hojas como los tallos están cubiertos de una abundante capa de "pelillos", el tomento (de ahí su nombre), y su tacto es ligeramente rasposo.
Imagino que esta capa protectora será en gran parte la "culpable" de su resistencia.

Como pasa con muchas crasas, las hojas que se desprenden son capaces de enraizar con facilidad, aunque si ya de por sí la planta es lenta, en el caso de que tenga que crecer a partir de una hoja será aún más lenta.
Es de esas plantas que no te das cuenta de que está creciendo y de repente un día te quedas mirándola y te asombras de ver lo grande que está.

Me he planteado varias veces cambiarla de maceta, pero aunque en las fotos no se aprecie bien, todavía le queda bastante espacio por llenar en la que tiene.

En definitiva, una suculenta curiosa, con facilidad para adaptarse, resistente y muy buena para maceta y, por lo poco exigente que es en sus cuidados, también para novatos o personas que no le puedan dedicar mucho tiempo.

Eso sí, para impacientes, ya no tanto XD

martes, 5 de febrero de 2013

Tiempo después...

 Le he cogido cariño a este espacio y no quiero que se pierda... así que tras una temporada de dejadez (motivada por algunos asuntos que por suerte quedaron atrás), en la que, me temo, las plantas han pagado el pato y han estado bastante desatendidas, volvemos mis plantas y yo (aunque algunas no han sobrevivido) en un intento de reconstruir todo lo que aún se pueda reconstruir tras el naufragio, y espero que este blog sea una de esas cosas porque no me gustaría que quedara abandonado.

Por suerte, pese a la temporada de abandono, las plantas que han sido capaces de arreglárselas solas (han sido la mayoría, por suerte) han seguido adelante con sus vidas, poniéndose guapas, entrando en reposo o floreciendo... he intentado fotografiar algún aeonium que está empezando a ponerse guapo, pero estoy desentrenada y las fotos han salido fatal, así que mejor vamos con alguna flor. Tampoco están muy allá estas fotos pero al menos son flores, y las flores siempre son bonitas.


Faucaria tigrina: iba a ser una bonita floración de cuatro flores, pero los caracoles sólo dejaron esta. Aún así, un toque de alegría con ese color tan intenso.

La siempre resultona Euphorbia milii. Adoro estas flores, chiquitillas pero matonas:

Y por último una novedad en mi patio para este año: una cala bien robusta que ha dado este pedazo de flor:


Y aquí lo dejo de momento... hay que darles un repaso a todas, solucionar los problemas, cambiar unas cuantas macetas y demás. Se prepara alguna floración más y a varias suculentas se les están empezando a subir los colores.

¡¡Espero poder mostrarlo todo por aquí en breve!!


Rosa.